lunes, 12 de marzo de 2007

INTRODUCCIÓN.


ÍNDICE

El presente trabajo tiene como propósito elaborar el Proyecto Pastoral Educativo Institucional para el Nivel Medio del Colegio Calasanz de Santo Domingo. La pastoral educativa es el conjunto de acciones o actividades que configuran la dinámica del proceso evangelizador en el Colegio por medio de la educación integral de los y las jóvenes. Al decir integral se está refiriendo a un proceso educativo que abarque los diferentes ámbitos de la vida: espiritual, personal y social, lo que incluye el desarrollo de actitudes, experiencias, hábitos y valores que posi-biliten la formación.

Por consiguiente, el objetivo final de todas estas actividades es la educación en la fe de estos y estas jóvenes en consonancia con el carisma escolapio. Por lo que, esta pastoral ha de ser predominantemente misionera, catecumenal y eclesial, según la situación de fe de los destina-tarios que, en el actual contexto educativo y social puede ser muy diversa: no creyentes, indiferentes, alejados, con fe tradicional o en ca-mino de fe confesante. Por lo regular, los componentes anteriores han de ser trabajados como dimensiones simultáneas y permanentes en toda la labor pastoral.

Por otro lado, será objeto de atención especial, la situación política, social y moral de la sociedad actual y de manera muy particular, todo ese conjunto de actitudes o posiciones existenciales que la juventud asume en determinados momentos y que llegan a constituir verdaderas sub-culturas y cuyas características más destacadas en la actualidad reúne los siguientes fenómenos:

  • • El consumismo y el hedonismo.

  • • El exagerado individualismo y la libertad personal entendida como valor absoluto, sin referencias a la verdad y a los valores objetivos.

  • • La crisis de las utopías, entre otras.

El trabajo vertebral en el orden pastoral ha de llevar a acciones operativas las preguntas de los jóvenes sin quedarse básicamente en con-ceptos abstractos carentes de significación para ellos; facilitar el debate libre y respetuoso de temas de real interés puestos en la mesa de discusión por los mismos jóvenes. Promover relaciones de respeto hacia la forma de ser, pensar y actuar entre los miembros de la Comuni-dad Educativa Calasancia y estos miembros deben reflejar a través de sus relaciones formales e informales la vivencia de los valores univer-sales y locales que lo ayuden a ser un ciudadano planetario comprometido con su realidad personal y social.

El proyecto está orientado a promover una pedagogía liberadora, integral, en la que, tanto docentes como alumnos construyen conocimien-tos que ayudan a comprender la realidad; por consiguiente, el Colegio debe paliar los efectos de la secularización sobre los jóvenes cristia-nos, la pérdida de vinculación de éstos con su realidad social, una realidad inestable, cambiante, incoherente e incontrolable de muchas ma-neras (Corrupción institucionalizada en todos los ámbitos del quehacer social, instrumentalización del poder público, inmoralidad generaliza-da, enriquecimiento a toda costa, el placer como propósito de vida, la violencia, etc.).

Este proyecto de intervención que a continuación se desarrolla es de carácter exploratorio y de intervención; tiene como punto de partida el conocimiento de la realidad pastoral del Colegio Calasanz de Santo Domingo, experiencia que se ha llevado a cabo en sucesivos momentos. El primer momento o conocimiento, es de carácter empírico y se ha llevado a cabo por medio de la observación del producto final del proce-so educativo del colegio: los mismos jóvenes que con su expresión verbal y actitudinal dejaba ver que existía poca coherencia entre los pro-pósitos, de acuerdo al carisma calasancio del Colegio y la realidad observable a través de la referida conducta de los alumnos y alumnas del Nivel Medio del Colegio.

Un momento intermedio de este proceso de acercamiento a la realidad tiene lugar por medio del análisis llevado a cabo a instancias de la Universidad Cristóbal Colón, de Veracruz, Méjico, sobre la Calidad Calasancia de la institución en el año académico 2002-2003.

El segundo momento, que llamaremos fase diagnóstica, tiene lugar cuando se presenta el desplazamiento de los datos obtenidos a partir de unos instrumentos de evaluación de la realidad pastoral por medio de las encuestas aplicadas a los y las estudiantes del nivel medio, a los profesores y al personal administrativo.

En base al análisis llevado a cabo hasta ese momento, se plantean los objetivos generales y específicos que servirán de armazón al diseño del presente proyecto pastoral educativo.

Otra fase corresponde al diseño preparado para aplicar el proyecto y una última fase, la que corresponde al plan de ejecución, junto a la programación, con sus ejes temáticos y contenidos y la calendarización de las principales actividades pastorales a lo largo del año escolar, sin excluir el seguimiento y evaluación del proyecto.

Aparte del análisis de los datos con sus respectivos resultados, la discusión de los mismos, y la justificación del estudio, se presenta la con-ceptualización teórica del mismo: el marco teórico, que incluye un marco referencial histórico con algunas anotaciones sobre la historia del Colegio, datos biográficos de San José de Calasanz, la presentación resumida de la pedagogía calasancia (que incluye el perfil del educador calasancio de acuerdo al ideario de Calasanz), Proyecto Pastoral Educativo y sus Dimensiones, Pastoral y Formación en Valores, la Pastoral y el Ecumenismo

De igual forma se han tomado en cuenta los aportes del Área de Formación Integral Humana y Religiosa en la Formación de Nuevos Sujetos, la Enseñanza de Formación Integral Humana y Religiosa de acuerdo a la Ley General de Educación 66 - 97, Estrategias de Enseñanza – Aprendizaje sugeridas por la Secretaría de Estado de Educación, Actividades Sugeridas para las Diferentes Acciones Pastorales y unas Refe-rencias Generales de Apoyo al Proyecto. Luego está el Marco Teórico Conceptual con las definiciones de los principales conceptos que se ma-nejan en este trabajo.


CONTEXTUALIZACIÓN.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA.

El proceso de la educación en la fe no se puede separar del proceso educativo general del hombre. Los padres de familia cristianos están, por ello, obligados a conseguir que la educación de sus hijos en la escuela incluya su formación moral y religiosa, en confor-midad con la fe cristiana.

La pastoral educativa es uno de los instrumentos más importantes con que cuentan los cristianos para poder cumplir con lo que han prometido a la Iglesia en el momento en que bautizaron a sus hijos e hijas: educarlos en los valores y el proyecto de vida cristiano.

No es competencia exclusiva del Estado, determinar el modelo educativo que ha de inspirar el sistema de enseñanza. Esta debe ser reflejo de la escala de valores y creencias del cuerpo social y factor de su progreso. Corresponde a la Escuela Católica en su marco de acción pastoral diseñar una propuesta educativa de formación integral, humana y religiosa, acorde con su misión evangelizadora, que, por demás, promueva la formación de hombres y mujeres capaces de asumir los valores de la vida cristiana e insertarse en la sociedad reconociendo plenamente los derechos y deberes de la persona, respetando las convicciones morales y religiosas del pró-jimo y sirviendo a la causa de la justicia.

Pero, con mucha frecuencia, se observa que un gran número de los centros educativos católicos, no cuentan con un Proyecto Pasto-ral Educativo actualizado, atractivo, integral, que responda a las necesidades del mundo de hoy y en el que intervengan los distintos estamentos de la comunidad educativa (religiosos, padres, madres, familiares, educadores, alumnos y alumnas).

En el caso particular que se aborda, a pesar de que en el Colegio Calasanz se realiza una gran diversidad de actividades pastorales, como son las clases de religión, las catequesis de preparación para la recepción de los sacramentos, los retiros, el Oratorio con ni-ños y niñas, la formación en valores, etc.

Se constata que no existe un proyecto pastoral institucional propiamente dicho, con unos propósitos bien definidos, objetivos espe-cíficos delineados con asertividad, con actividades, contenidos y recursos bien articulados y acordes con cada objetivo específico y que tengan en cuenta la particular idiosincrasia de los alumnos y las alumnas en las diferentes etapas de su desarrollo.

Otras debilidades que se han observado en el ámbito de la comunidad educativa calasancia son las siguientes:

La mayoría de los jóvenes no llega a tener una experiencia profunda de fe, no llega a asumir unas opciones de vida y compromi-sos cristianos sólidos.

Muchos de los valores fundamentales de la vida cristiana no logran ser asumidos por ellos.

No se ha logrado vincularlos a una comunidad de fe o a un grupo de oración para poder seguir creciendo espiritualmente.

La formación integral, humana y religiosa que reciben los niños, niñas y jóvenes no llega a ser sistemática y progresiva.

A pesar de que existe un Equipo Pastoral en el Colegio, no se ha logrado involucrar e integrar de manera efectiva a cada uno de los estamentos que componen la Comunidad Educativa Calasancia

Son muchos los elementos que contribuyen a que la situación más arriba descrita se dé, entre los principales se deben citar los si-guientes:

No existe una verdadera integración en el trabajo que se lleva a cabo entre los distintos estamentos de la Comunidad Educativa Calasancia y entre ésta y la pastoral educativa arquidiocesana.

La necesidad de mantener un buen nivel académico entre los alumnos y alumnas del colegio ha llevado a privilegiar la formación intelectual por encima de la formación humana y religiosa.

El ambiente en que viven los alumnos y alumnas, materialista, consumista, inmediatista y altamente competitivo hace que a ellos les resulte carente de interés y de utilidad práctica la búsqueda de valores humanos y espirituales, lo cual los lleva general-mente a prescindir de lo trascendental.

Las urgencias del quehacer cotidiano llevan a los educadores y pastoralistas a realizar una serie de “acciones pastorales” sin par-tir de una concienzuda planificación general. Esto provoca que dichas acciones pastorales no resulten eficaces muchas veces, sean inadecuadas, usualmente carentes de interés para los alumnos y las alumnas, desmotivándolos y prejuiciándolos.

La falta de una evaluación sistemática de todo el quehacer pastoral.

El limitarse a trasmitir una serie de contenidos relacionados con los valores morales, espirituales, sacramentales, etc., dejando a un lado la imperiosa necesidad de tener una experiencia personal y concreta de Dios en la vida, que le confiera pleno sentido a dichos contenidos.

De mantenerse el panorama antes descrito, es evidente que se continuaría teniendo alumnos y alumnas desmotivados ante las ac-ciones pastorales educativas; se mantendría la desarticulación de todo el trabajo pastoral que se realiza en la institución, lo cual contribuiría a acentuar el desequilibrio y la no integración que existe entre formación intelectual y formación humana y religiosa, llegando a verse ambas como experiencias inconexas.

Por otra parte, los grandes problemas que se están enfrentando como nación, el problema de la corrupción, la ausencia de valores morales y espirituales sólidos, la falta de credibilidad en los hombres y mujeres que dirigen la vida política, económica y social de la nación, la falta de compromiso social, la injusticia generalizada y la impunidad prevaleciente, se mantendrían y se acentuarían de no tomarse muy en serio la formación para los valores humanos y religiosos y el compromiso cristiano por medio de un proyecto pasto-ral incisivo, inteligente, actualizado, atractivo, evaluable y altamente efectivo.

ANTECEDENTES.

La Orden de las Escuelas Pías, en los últimos años, no sólo se ha planteado que sus escuelas cuenten con un proyecto pastoral re-alista, actualizado, dinámico, que responda a la realidad en la que están insertas, donde participen activamente todos los que com-ponen la Comunidad Educativa Calasancia, sino que, hoy por hoy, la tendencia es más bien intentar tener unas instituciones educa-tivas que funcionen en clave pastoral. Es decir, donde la pastoral no sea un añadido, ni algo aislado del resto del quehacer educati-vo, sino que sea un eje transversal que dinamice y le dé sentido a todo el trabajo pedagógico-pastoral, para que así se pueda evan-gelizar desde la escuela.

El problema fuerte se presentó a la hora de elaborar este proyecto pastoral. Las urgencias, el darle prioridad a la formación acadé-mica; la carencia de tiempo; la tendencia a “acomodarse” a lo que se ha hecho siempre, repitiendo esquemas; el hecho de que es muy raro encontrar personas, en este tipo de instituciones que se dediquen por completo a la pastoral.

En el caso concreto del Colegio Calasanz de Santo Domingo, según se ha investigado, ha habido varios intentos de elaboración de un proyecto pastoral, que hasta el momento no se ha hecho realidad. En concreto, se cuenta con el documento elaborado por el Pa-dre Simón De Los Santos Medina, en el año 2002. La dificultad de este intento de proyecto radica en que el documento se limita a plantear unas ideas generales sobre un posible proyecto pastoral, sin bajar a acciones pastorales en concreto, sin establecer objeti-vos, ni recursos (humanos y materiales) pero mucho menos llegar a elaborar un calendario de actividades.


CONTEXTO.

Ubicación del Colegio Calasanz.

El Colegio Calasanz se encuentra ubicado en la Avenida Independencia No. 1301, en la Zona Universitaria y está limitado por el este con la calle Rafael Ravelo, por el oeste con la calle Huáscar Tejada y por el norte con la calle Correa y Cidrón. Se trata de poco más de dos bloques con un área aproximada de unos 21,000 metros cuadrados.

El Colegio Calasanz está adscrito a la Regional 15-III de –Santo Domingo, Distrito Escolar 15-03, según la división regional y distrital establecida por la Secretaría de Estado de Educación.

Instalaciones del Colegio Calasanz.

El terreno en que está ubicado el colegio tiene un área aproximada de 21,000 Metros cuadrados.

La parte edificada de las instalaciones del Colegio ocupa un área de cerca de 5,000. metros cuadrados.

El colegio está integrado por las siguientes edificaciones:

Edificio principal de aulas para el bachillerato, de tres plantas, con los laboratorios, 2 capillas, cafetería, oficinas y baños en la pri-mera planta; las aulas en la segunda planta y vivienda de los Padres Escolapios en la tercera planta. El edificio está orientado de oeste a este, con la fachada mirando hacia el sur.

Le sigue el edificio de aulas de Básica y pre-escolar, que forma una ele con el primer edificio y tiene solo dos plantas. Adosado al ex-tremo norte de este edificio se encuentra el multiusos, con dos aulas en la segunda planta.

El Polideportivo Calasanz, con cancha de baloncesto y voleyball, el cual tiene capacidad para acoger cerca de mil personas sentadas en las graderías. Como parte de este edificio, que se encuentra en el extremo norte del terreno, paralelo a la calle Correa y Cidrón, hay tres salones (uno en cada planta) que se usan para prácticas de ajedrez, Ping pong, clases de danza, y como multiusos. La ca-fetería del polideportivo funciona como cafetería para los alumnos y las alumnas de Básica, en el primer nivel.

Al entrar al colegio se encuentra el Edificio Administrativo que acoge las oficinas principales (Secretaría, Contabilidad, Dirección y Rectoría) en la Primera planta, mientras que en la segunda está ubicada la Biblioteca del Colegio.

El Auditorio del Colegio (con capacidad para unas quinientas personas) y los laboratorios de computación se hayan ubicados en el edificio que está entrando al recinto y doblando a mano derecha, a unos 45 metros de la Av. Independencia, paralelo a la calle Huascar Tejada.

Hay tres canchas al aire libre, dos de las cuales están ubicadas en el extremo sur-este del terreno y la tercera dentro del patio de Primaria.

Los Scouts tienen sus instalaciones, entre el edificio administrativo y la cafetería de secundaria.

Es necesario señalar que el Colegio Calasanz posee una finca con las instalaciones necesarias para poder llevar a cabo algunos en-cuentros (Retiros, convivencias, celebraciones, etc.) ubicada en el Vacacional Matúa, que queda a unos 40 Kilómetros del Colegio, Municipio Santo Domingo Norte. Se trata de una extensión de terreno de unos 15,000 metros cuadrados. Cuenta con un salón prin-cipal, con capacidad para doscientas personas, baños, cocina, planta eléctrica y agua potable. Una buena parte del terreno está sembrado de naranjos y mangos. Hay una cancha al aire libre y una zona verde que se presta a la realización de distintas activida-des.

Estructura Organizacional.

El Colegio Calasanz ha sido calificado como “Excelente B” en la reciente categorización llevada a cabo por el Departamento de Colegios Privados de la Secretaría de Estado de Educación.

Por otro lado, la entidad titular o propietaria del Colegio Calasanz de Santo Domingo es la Orden de las Escuelas Pías o Padres Escola-pios, representada en la persona del Rector de la Comunidad Religiosa. Actualmente ocupa esta posición el Padre Vicente Sacedón Orduña.

Uno de los miembros de la Comunidad Religiosa funge como Director de la Institución (Colegio Calasanz). En estos momentos esta función la tiene el P. Manuel Antequera Sancho.

Existe un Consejo de Dirección integrado por el Director, el Rector, el Administrador, los Coordinadores Pedagógicos de cada nivel, el Coordinador de Pastoral y los Orientadores. Dicho Consejo posee la máxima potestad en tomas de decisiones relacionadas con lo pedagógico, administrativo y disciplinar.

El Colegio tiene tres Coordinadores Pedagógicos. Uno encargado de Pre-escolar y Nivel Básico hasta 6to. Curso; otro encargado de 7mo. Y 8vo. Del Nivel Básico; y un tercero responsable del Nivel Medio.

Uno de los religiosos funge como Coordinador de Pastoral.